¿Quiénes somos?

 

Somos un grupo multidisciplinario (médicos, sociólogos, psicólogos y pedagogos) comprometidos en buscar las mejores estrategias pedagógicas para implementar el enfoque basado en competencias en la formación de los estudiantes de la Facultad de Medicina. Es por ello que hemos desarrollado el Modelo Educativo para Desarrollar Actividades Profesionales Confiables (MEDAPROC).

 
¿Cómo surge?

 

En el año 2012, la Dra Liz Hamui reunió un grupo de académicos de diversas disciplinas interesados en mejorar la calidad de la educación de la medicina para trabajar en un proyecto con base en el análisis de los 8 dominios, las 50 competencias y las 13 Actividades Profesionales Confiables (APROC) propuestas por la Association of the American Medical College (AAMC) para crear un modelo educativo acorde al contexto de la Facultad de Medicina de la UNAM.

¿Qué buscamos?

 

Nuestra propuesta se enfoca a las áreas clínicas, donde pretendemos:

Formar recursos humanos con conocimientos, habilidades y actitudes confiables para desempeñarse en su vida profesional como médicos generales.

Homogeneizara los conocimientos mínimos que los estudiantes deben tener para ser confiables, altamente eficientes y capaces de brindar atención médica de calidad a sus pacientes al egreso de su formación de pregrado.

Desarrollar recursos pedagógicos de enseñanza y evaluación útiles en la enseñanza clínica que simplifiquen y fortalezcan la labor del docente y crear vínculos más fuertes entre profesores clínicos y la institución.

Brindar al estudiante la orientación para el desarrollo de su trayectoria académica.

Fundamentos

 

Las APROC son los comportamientos esenciales que se espera alcancen los estudiantes al graduarse de la licenciatura en medicina. Son las tareas o responsabilidades no supervisadas confiadas a los estudiantes en su desempeño por haber alcanzado las competencias específicas suficientes para ello. Las APROC se ejecutan de manera independiente, son observables y medibles tanto en los procesos como en sus resultados.

El modelo se basa en los programas académicos del Plan de Estudios 2010 y en el supuesto de que a través de la experiencia iterativa se logra el aprendizaje situado. Es un modelo educativo inductivo, que propicia la reflexión de la práctica y donde el profesor es la pieza clave porque es quien supervisa, orienta, potencia y realimenta al estudiante durante su rotación clínica.

 

¿Cómo trabajamos?

 

El equipo MEDAPROC actualmente está compuesto por profesionales de la Secretaria de Educación Médica, la Secretaría de Enseñanza Clínica e Internado Médico y diversos Departamentos académicos de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Trabajamos de manera colaborativa en subgrupos multidisciplinarios donde se incluyen a pasantes de servicio social y a los docentes del área clínica y básica quienes viven el día a día del proceso de enseñanza y aprendizaje.

 

Nuestra experiencia

A fin de elaborar guías académicas útiles para los semestres 5° a 9° el grupo MEDAPROC se reunió con profesores expertos de Ginecología y Obstetricia, quienes desarrollaron las APROCs específicas de la materia con las que debía contar el estudiante de cuarto año. Por razones de seguridad y calidad en la atención médica, se decidió que para ese grado académico los estudiantes debían alcanzar más conocimiento teórico y realizar sólo algunas actividades para desarrollar habilidades específicas.

Se eligió la materia de Ginecología y Obstetricia porque cumplía con dos partes centrales en la medicina, por una parte, labores de consulta externa, por otra, también incluye habilidades quirúrgicas. Por su complejidad y alcance se consideró una materia altamente relevante en la formación médica.

Desarrollamos Guías de Ginecología y Obstetricia, con prácticas pedagógicas, de estudio y evaluación, que fueron piloteadas y modificadas; para su reelaboración se tomaron en cuenta las opiniones de profesores de pregrado expertos en el tema y de alumnos quienes utilizaron dicho material.

Cada guía está formada por cédulas, las cuales explican a los estudiantes el tipo de pacientes que deben buscar durante la rotación y qué actividades realizarán en la reflexión posterior a la experiencia clínica. Mientras tanto, a los profesores les describe qué hicieron los estudiantes, y como podrían elegir los casos más representativos para explicar los temas a los alumnos.

  • Caso: El profesor les pide a los estudiantes que leen los casos clínicos recabados durante su rotación.

  • Aclaración de términos: Se brinda a los estudiantes la libertad para hacer cuestionamientos de terminología médica o siglas que no hayan entendido durante su práctica clínica.

  • Representación de la actividad clínica: Este paso es parecido a una entrega de guardia, se trabaja en grupo, el profesor guía a los estudiantes a resumir la información básica para cada una de las pacientes de paso 1 “caso”

  • Análisis: El profesor solicita a los educandos que pasen al frente y enlisten los datos clínicos que creen relevantes para la enfermedad.

  • Integración: El profesor ayuda a los alumnos a construir su conocimiento, en este punto los alumnos aún tienen deficiencias en su conocimiento, por lo cual el profesor es clave para llegar al siguiente paso.

  • Preguntas: El profesor guía al grupo a formar interrogantes que consideran clave en su estudio fuera del aula.

  • Estudio independiente: Es el espacio donde los estudiantes repasan la experiencia que vivieron, reflexionan si el actuar médico fue el adecuado, detectan sus deficiencias, contestan a las preguntas que surgieron durante la reflexión de la práctica clínica, y además tienen la libertad de agregar conocimiento adicional que les haya parecido relevante.

  • Realimentación: El profesor revisa con los estudiantes la parte del conocimiento que quedó inconclusa, para dar cierre a las dudas y realimentar el proceso de aprendizaje del grupo.

 

Las cédulas de profesores incluyen además material didáctico como:

 

  • Casos clínicos de rescate: en caso de no haber paciente para abordar el tema que se revisará, éstos casos clínicos le permiten al docente guiar a los estudiantes para abordar la temática.

  • Esquemas: son ejemplos para realizar análisis e integración de los temas, sin embargo, dichos ejemplos cada docente puede modificarlos de acuerdo a su experiencia.

  • Imágenes de apoyo: facilitar al docente sus explicaciones durante la realimentación.

  • Relación de actividades: son herramientas pedagógicas que facilitan al docente la evaluación a sus estudiantes.

¿Qué hemos logrado?

Hemos logrado crear las Actividades Profesionales Confiables (APROCs), las APROCs están divididas en transversales y específicas, las primeras se relacionan con las 13 EPAS descritas por la AAMC, éstas se desarrollan a lo largo de la formación médica e incluyen puntos como la elaboración de historia clínica, formular interrogantes clínicas, colaborar como miembro de un equipo de salud, entre otras, y son competencias genéricas de los profesionales encargados de la salud. Al hablar de APROCs específicas nos referimos a competencias que varían de una especialidad a otra, por ejemplo, durante la práctica clínica de un estudiante en la rotación de Ginecología y Obstetricia queremos que el estudiante sea capaz de distinguir la causa de una hemorragia durante el embarazo, para saber cómo actuar en su práctica médica al egreso, por lo tanto, son habilidades que deben ser evaluadas por rotación, que juegan roles indispensables del médico a su egreso. En general las APROCs constituyen unidades de práctica profesional, definidas como tareas o responsabilidades, que para su desempeño confiable requieren supervisión durante la adquisición de conocimientos, habilidades y actitudes.

¿Hacía dónde vamos?

Además de las guías de octavo semestre, estamos trabajando en la elaboración de cartillas que contienen APROCs transversales y específicas, para evaluar procedimientos, habilidades y actitudes en los estudiantes de internado médico. Nos encontramos en la fase de la elaboración del piloto, lo cual se logrará de forma progresiva, y con la capacitación de los docentes de internado médico.

Aún nos falta mucho por hacer, estamos en el camino trabajando con fuerza, motivación y en búsqueda de mejorar la formación de nuestros estudiantes que son el futuro de nuestro sistema de salud.

¡Vamos hacia la innovación y calidad de la educación médica!